5 de March del 2018

¿Se puede facturar sin ser autónomo?

 

En la actualidad debido a los altos costes del alta en el régimen especial de autónomos, existen trabajadores que se plantean si es posible emitir facturas validas, sin ser autónomo, este es el caso de trabajadores domésticos o estudiantes que imparten clases particulares.

¿Pero es lícito realizar esta práctica?

La respuesta correcta es no, principalmente es a este tipo de actos a los que se conoce como economía sumergida. Se conoce como economía sumergida, a aquella que escapa de del control de la administración y de las estadísticas oficiales como por ejemplo la de empleo, todas estas prácticas se encuentran fuera del marco legal de la seguridad social la legalidad fiscal y la laboral, común y coloquialmente se conoce como mercado negro.

Los datos de la economía sumergida en España

Los últimos datos reflejados por (El Instituto de Investigación de Economía Aplicada) dirigido por Friedrich Schneider, este tipo de prácticas ilegales aportan a esta práctica el 17,2% del Producto interior bruto español, siendo una cantidad que disminuye desde 2004 y que aporta al citado mercado negro una cifra cercana a los 180.000 millones de euros y más de cuatro millones de empleos. En este ranking España se sitúa en el tercer puesto por detrás de Grecia e Italia y más de 6 puntos por encima de la media que se encuentra en 11,6%

¿Qué lleva a realizar estas prácticas?

Generalmente el alto coste de impuestos como IVA, IRPF y Seguridad Social por parte de los trabajadores o las empresas incurren en ocasiones en la práctica de este tipo de acciones ilícita, incurriendo en un menor gasto y por tanto mayor beneficio sin embargo en acciones totalmente ilegales.

Este tipo de prácticas se encuentran bajo el punto de mira de la hacienda pública, es especialmente vigilado en las actividades relacionadas con el alquiler de viviendas vacacionales.

Sectores como la industria, la hostelería y comercio son los que inicialmente donde inicialmente se realizan en mayor medida este tipo de prácticas.

Colaboraciones. ¿Qué son y como se facturan?

Actualmente está en auge un tipo de economía llamada colaborativa, en principio este tipo de economía se ofrece como un trueque o intercambio de producto/servicio por una cantidad económica. Lo más destacable en la economía colaborativa es que se reducen los costes de contratación, seguridad social  puesto que las personas se ponen en contacto entre ellas para disfrutar de un viaje, vivienda vacacional a través de apps o páginas web, estas empresas no tienen empleados si no colaboradores, el beneficio de estas empresas cada vez más en auge se encuentra tras el cobro de un porcentaje del beneficio de sus colaboradores, por ejemplo: Si un viaje en coche compartido tiene un precio de 15€ es probable que de ese dinero 3€ sean para la empresa.

 

 

también encontramos plataformas en las que las colaboraciones pueden ser puntuales y los pagos mensuales al estar dado de alta en una determinada plataforma.

En este caso al emitir la factura en el periodo de facturación establecido por la empresa emisora se calcula el beneficio que obtendrá el colaborador de la siguiente forma.

Si la empresa o persona está dada de alta como autónoma bastará con emitir una factura con IVA y liquidarlo trimestralmente.

¿Qué ocurre si no está dado de alta como autónomo?

En este caso el contribuyente no tendrá que darse de alta en ninguna actividad económica de hacienda, tampoco tendrá que realizar facturas ni cobrar el IVA.

Sin embargo, la cantidad recibida está sujeta a una retención del 15% del IRPF desde 2016, esto se declara como rendimiento de trabajo, aunque no se puede desgravar ningún gasto. Para justificarlo, solo basta con un recibo que a la hora de la emisión haga constar tal retención.

Entonces ¿hay que darse de alta de autónomo, si se es el organizador de la colaboración? La respuesta no es totalmente clara: Puesto que si se trata de una colaboración puntual y no se llega al salario mínimo interprofesional, no es necesario inscribirse como autónomo en Hacienda, basta simplemente con emitir una factura con el DNI, la liquidación del IVA siempre que lo facturado no supere el salario mínimo interprofesional.

¿Cuál es la acción correcta a realizar?

Los expertos coinciden que incluso aquellos que cobran 100€ durante un fin de semana dando clases particulares, deberían tributar en la Hacienda pública como autónomos, incluso sabiendo que este acto incurre en pérdidas puesto que tras los 6 primeros meses el impuesto de la Seguridad Social es superior a 260€.

En ocasiones la justicia ha dado la razón a aquellos trabajadores que han demostrado que sus ingresos anuales son inferiores a 9080,40€ anuales, puesto que se encuentran por debajo del salario mínimo interprofesional, sin embargo al no ser algo regulado lo mejor es realizar lo correcto. A continuación, ofrecemos las pautas necesarias para estar dentro de lo legal y lícito, para facturar sin ser autónomo:

  • Las obligaciones con Hacienda: El alta en Hacienda no tiene coste de hecho lo que hay que declarar son los ingresos por IVA e IRPF, presentando los modelos 036 y 037, puesto que de no realizar esto, estaríamos incurriendo indebidamente en apropiación de impuestos, realizar esto es beneficioso ya que en caso de no realizarlo Hacienda se dará cuenta.
  • Evitar realizar prácticas propias de la economía sumergida, de hecho en caso de ser descubiertos o denunciados el importe a abonar, sería la suma de todas las cuotas pendiente desde el inicio de la actividad económica con un 20% de recargo añadido más los intereses y sin posibilidad de acogerse a bonificación alguna.

 

Otras opciones para no darse de alta como autónomo

 

Facturar solo algunos meses:

Aquellas personas que anteriormente hayan sido autónomos y por tanto no puedan acogerse a tarifa plana alguna, han de concentrar las facturas pendientes en meses o días para después darse de baja en la RETA. Para ello es necesario que no se supere una cantidad de ingresos mínimos, y que además se pongan en contacto y de acuerdo con el cliente, finalmente usar términos genéricos y sin referencias temporales (Sin fechas) en las facturas emitidas.

 

Recurrir a un tercero (Empresa o autónomo) que facture por nosotros.

Realizando una Cooperativa de facturación o simplemente una ayuda entre amigos, este tipo de prácticas son cada vez más habituales especialmente para reducir gastos; puesto que necesario pagar gastos de gestión de impuestos, sin embargo si la facturación es de cantidades bajas, resulta más económico a la larga que el alta en la Seguridad Social.

Hace algunos años darse de alta en Hacienda era opcional, por tanto la mitad de las obligaciones eran eludidas no obstante hoy en día y debido a la cercanía y comunicación constante entre SS y Hacienda, hacen que cualquier práctica sospechosa sea analizada con lupa, hasta el más mínimo detalle. Si esto ocurre el estar registrados en Hacienda, no elude de la responsabilidad y penalización.

Según la legislación el plazo máximo para regularizar la situación laboral desde el alta en el IAE es de solo 30 días.

 

Si decido hacerme autónomo ¿Qué debo saber?

  1. Tener una idea.
  2. Estudiar la competencia.
  3. Realizar un plan de negocio.
  4. Formarse para ser autónomo.
  5. Buscar financiación.
  6. Obligaciones y altas.
  7. Proveedores y lugar de trabajo.
  8. Vender.
  9. Facturar todo.

 

 

En resumen, la práctica lícita de la responsabilidad tributaria en la empresa puede ser costosa, pero a la larga ahorra dolores de cabeza es por tanto necesario actuar de buena fe.

Si necesitas asesores para tu empresa con experiencia y conocimiento en el sector no lo dudes y ¡Contacta con nosotros!