27 de November del 2017

Los obsequios y detalles de las empresas

¿Los obsequios y detalles de empresa como las cestas y las comidas son deducibles?

La cesta de Navidad, la comida o cena de empresa, la Lotería, etc. son algunos de los gastos de una empresa.

     Durante las fechas navideñas es común que las entidades hagan regalos a sus empleados ya sean las famosas cestas de Navidad u otros menesteres. Este tipo de gastos no deben confundirse con las comidas u obsequios a clientes o proveedores. Éstos son considerados gastos de representación o por atención a clientes y tienen otro tratamiento fiscal.

     La duda que puede planteársele al empresario es si éstos son gastos deducibles en el Impuesto sobre Sociedades o en el caso de autónomos en el IRPF y no es para menos.

     Por una parte, debe considerarse la deducción del Impuestos de Sociedades y por otra el tratamiento del IVA. Además, debe considerarse si estos artículos son dirigidos a empleados o a clientes y proveedores porque tampoco tienen el mismo tratamiento.

     En este artículo trataremos las diferencias que existen entre la fiscalidad de las cestas de Navidad entregadas a empleados o a clientes y proveedores, si es deducible el IVA de estas cestas y por último hablaremos del tratamiento fiscal de los regalos publicitarios y de las muestras gratuitas.

Pero en primer lugar se debe tener claro que gastos pueden ser deducibles.

 ¿Comenzamos?

¿Qué tipo de gastos son y no son deducibles?

Requisitos de un gasto para que sea fiscalmente deducible

     Antes de nada, parece conveniente conocer los requisitos que, con carácter general, debe reunir un gasto para que sea deducible fiscalmente.

Éstos son los siguientes:

  • Contabilización: Deben de imputarse en la cuenta de pérdidas y ganancias o en una cuenta de reservas si así lo establece la norma legal a excepción de elementos patrimoniales de libre amortización y demás supuestos en los que la normativa exprese que no es necesaria su imputación contable. 
  • Justificación: La justificación del gasto mediante una factura.
  • Imputación al ejercicio: con carácter general se deben imputar en el período impositivo en que se devenguen.
  • Estar correlacionado con los ingresos de la empresa

¿Qué tipo de gastos no son deducibles?

También existen ciertos casos que no son fiscalmente deducibles.

Según el artículo 15 de la nueva Ley 27/2014 del impuesto sobre Sociedades, entre otros, los donativos y liberalidades no son considerados gastos fiscalmente deducibles.

 

Tratamiento de las cestas de Navidad en función de a quién sean entregadas

¿Son las cestas de Navidad a los trabajadores de la empresa deducibles?

     Lo primero que hay que tener en cuenta en este punto es que por norma general los donativos y liberalidades no son gastos fiscalmente deducibles.

    Las cestas de Navidad a los trabajadores de la empresa cuando forman parte de los usos y costumbres de la misma, sí son un gasto deducible sin necesidad de que figuren en convenio u otro pacto.

     Este tipo de detalles en relación con el empleado son considerados renta en especie del trabajo sujeta a ingreso a cuenta. Deberá reflejarse en la nómina del mismo. Además, el importe de la cesta de navidad debe incluirse en la base de cotización.

 

     El primer año que la empresa ofrece la cesta de Navidad a sus empleados, éste no es un gasto deducible, podrá deducirlo fiscalmente a partir del segundo año si se prueba que forma parte de los usos y costumbres de la entidad.

 

¿Son deducibles las cestas o cenas con clientes o proveedores?

    Son deducibles los gastos soportados por la empresa con los clientes y proveedores que se correspondan con la actividad de relación pública de la empresa (gastos de representación).

     Pueden entenderse dentro de estos gastos los derivados de la entrega de obsequios a clientes y proveedores (incluidas las cestas), comidas con los mismos y el coste de hospedaje y manutención consecuencia de los desplazamientos de los clientes y proveedores a cargo de la empresa. Todos estos gastos deben ser deducibles en la medida en que su causa está directa o indirectamente relacionada con la actividad empresarial del contribuyente.

     No obstante, la deducibilidad del gasto se condiciona a su justificación, para lo cual no vale en todos los casos la simple factura o documento de pago, sino que, además, debe acreditarse las personas que han sido beneficiarias de los mismos, circunstancia que no es siempre fácil de justificar.

     Adicionalmente, existe un límite. Así, el importe de los gastos deducibles derivados de atenciones a clientes y proveedores no puede ser superior al 1% del importe neto de la cifra de negocios del contribuyente en el período impositivo.  

¿Es deducible el IVA de las cestas de Navidad a clientes y proveedores?

     El IVA de las cestas de Navidad cuando son entregadas a clientes o proveedores no es deducible. Esto se debe a que la normativa no permite deducir el impuesto de ciertos productos: alimentos, bebidas y tabaco.

     Sin embargo, quedan excluidas las empresas dedicadas a la fabricación o comercialización de estos productos (que incluya en la cesta). En este caso los gastos si son fiscalmente deducibles.

Tratamiento fiscal de otro tipo de regalos

¿Son los regalos publicitarios deducibles fiscalmente?

   Cuando ofrecemos regalos promocionales a clientes o proveedores, es decir, objetos personalizados con el logo de la empresa, ya sean llaveros, USB, etc. este tipo de gasto si es deducible.

     En este punto hay que tener en cuenta que una pegatina con el logo de la empresa no sería considerada como regalo promocional (éste debe de ser permanente). Adicionalmente, en la factura debe constar que el producto se ha personalizado, lo cual no es muy difícil puesto que este tipo de productos (los personalizados) tienen un coste diferente a los que no lo son.

A efectos fiscales, la deducción se limita al 1% de la cifra de negocio.

Las muestras de producto son deducibles

    Otra manera de tener un detalle con clientes o proveedores son las muestras del propio producto que fabrica o comercializa la empresa.

    Estos son considerados gastos de promoción de productos. Las muestras gratuitas de producto o las demostraciones con entrega final de un obsequio son gastos deducibles.

    Sin embargo, como he citado anteriormente si hablamos de gastos de representación o atención a clientes (cenas con clientes, invitaciones, trayectos, hospedaje, etc.), su deducción se limitará a un 1% de la cifra de negocio.

Y tú ¿Necesitas asesoramiento empresarial?

Es muy común que surjan todo este tipo de dudas. Cada impuesto, etc. tiene innumerables aplicaciones, matices y excepciones por lo que en ocasiones y sobre todo si eres poseedor de una empresa, es un requisito casi fundamental contar con alguien que pueda asesorarnos correctamente. Un asesor profesional en estos casos puede sernos de gran ayuda. El incumplimiento de cualquier normativa acarrea graves consecuencias. Además de los problemas legales que conlleva el incumplimiento de la normativa, puede generar una crisis de reputación importante en nuestra empresa irreparable.

En Adees Asesores ponemos a tu disposición todos nuestros conocimientos a nivel laboral, fiscal o contable.

En Adees Asesores nos dedicamos al asesoramiento empresarial o particular. No solo de una manera teórica, sino llevando a cabo todas las tareas que hoy en día se requieren para cumplir con los organismos públicos.

Contamos con una vasta experiencia e importantes clientes que nos avalan.

¿A qué esperas para contar con un asesoramiento profesional de calidad?