5 de March del 2018

¿Cómo funciona el Iva en las operaciones intracomunitarias e internacionales?

 

Gran parte de las operaciones comerciales entre empresas cuentan con impuestos de IVA a nivel internacional, sin embargo existen notables diferencias si la operación tiene que ver con un país, el cual pertenece a la Comunidad Europea (IVA Intracomunitario) o si por el contrario no pertenece a esta (IVA Internacional)

¿Qué es el IVA Intracomunitario?

 Si las operaciones realizadas son esporádicas o de bajo importe no es recomendable darse de alta como operador intracomunitario. Es la hacienda pública del lugar donde se consume el producto la que obtiene el beneficio de este.

Por ejemplo, un producto comprado en Portugal para un comercio en España tributará por el IVA español.

 

Detalles a tener en cuenta con el IVA intracomunitario.

El IVA intracomunitario se aplica a todas las transacciones realizadas dentro del marco de la Unión Europea, teniendo un gravamen distinto para el proveedor y el receptor del producto o servicio siempre una persona física o jurídica.

Si se da el caso de que la persona física o jurídica establecidas como emisor de factura o receptor, no estuviesen incluidos en el ROI (registro de operadores intracomunitarios) la facturación ha de ser con IVA, en este caso el receptor de la factura tendrá aplicado el tipo de IVA del país de origen y no podrá deducirse, lo que si podrá hacerse es solicitar la devolución en la Hacienda perteneciente al país al país emisor de la factura.

En este caso una transacción entre España y Francia se cobraría a la empresa francesa y esta podría solicitar la devolución a la Hacienda española.

La base imponible del IVA en este caso es la siguiente:

En las acciones que incurren en IVA intracomunitario la base imponible incluye todos los pagos realizados al proveedor desde compra, transporte, seguros hasta que está en el destino.

Tipo impositivo y excepciones de IVA intracomunitario.

El tipo impositivo por el que se calcula el IVA en estas transacciones en general no puede ser inferior al 15%, sin embargo los países de la unión europea permiten realizar hasta dos reducciones no inferiores del 5% en productos o servicios.

Por ejemplo, están exentas tanto de registrar el IVA tanto como de deducirlo, las pequeñas empresas cuyo volumen de negocio este por debajo de un umbral nacional.

Algunos servicios, como pueden ser las agencias de viajes no pueden deducir el IVA de proveedores externos.

Cualquier sujeto pasivo que adquiera los bienes o servicios tiene derecho a deducir el IVA en su país de la UE en el que realiza sus operaciones, sin embargo esta deducción puede estar regulada con algún régimen especial.

La directiva de la Comisión Europea, establece las obligaciones de los sujetos pasivos y de determinadas personas que no son sujeto pasivo. En general, son deudores del IVA los sujetos pasivos que efectúen una entrega de bienes o una prestación de servicios gravadas.

 

Hay que destacar que existen diferentes normativas en función de la naturaleza de la transacción y sobre todo en caso de que sea necesario transporte o no.

Tributación intercomunitaria de una Venta:

Generalmente las empresas que venden su producto o servicio a otro país miembro de la UE no deben facturar con IVA siempre y cuando el receptor tenga un número de IVA válido, ya que de lo contrario la persona física o jurídica emisora tendrá que aplicar el IVA del país receptor a la hora de facturar

Tributación en una compra intracomunitaria:

La transacción de compra desde tu país de origen a otro destino dentro de la UE se tributa de la siguiente forma.

 

  1. Has de liquidar el IVA como si se tratara de una venta tuya propia en tu país, al tipo aplicable en España. Este importe te lo puedes deducir luego.
  2. En caso de vender a un particular, dependerá de si la transacción es un bien o servicio:
  1. Bien: Si la transacción realizada tiene que ver con un bien, tendrás que inscribirte en el país de destino y facturar con el tipo de IVA establecido allí, salvo que el volumen de ventas no sea elevado, según los establecido por las autoridades del país.
  2. Servicio: Si la transacción por el contrario tiene que ver con un servicio no digital, has de incurrir en el IVA español, sin embargo si es un servicio digital, como por ejemplo la venta de un libro digital en Alemania, a esta transacción se le aplica el IVA alemán, aunque una asesoría tributa IVA español.

 

¿Qué es el IVA extracomunitario?

Se Denomina así al tipo de IVA que se aplica o deduce de las transacciones entre nuestro país con aquellos que no pertenecen a la UE, en ocasiones le suelen denominar Importaciones, en este caso el IVA se pagará en las aduanas, además de impuestos especiales si los bienes están sujetos a ellos, las tarifas arancelarias. Por el contrario, las exportaciones están exentas de IVA.

Las transacciones extracomunitarias de servicios se realizan de la misma forma que las intracomunitarias con el IVA del país de origen principalmente.

Las exportaciones de servicioscuando el destinatario sea empresario o profesional, el servicio se localizará en la sede del destinatario, por tanto en este caso habría que repercutir el IVA español si el servicio es para un particular, en este caso encontramos servicios como auditorías, abogacía o consultorías entre otros.

Problemas con el IVA internacional

El principal que afecta al comercio exterior es la competencia entre empresas, tanto en el marco de comunidad europea como fuera de esta.

La existencia de diferentes reglas para gravar el IVA en cada uno de los países hace que en ocasiones haya que repetir el IVA a los destinatarios, lo que hace que el precio final sea más caro que si se compra en empresas del mismo país.

Debido a la dificultad de gestión de los bienes y servicios se han incorporado algunas reglas para evitar distorsiones ya que el régimen actual no garantiza la neutralidad del consumo de servicios dentro de los países miembros, todo esto puede generar grandes distorsiones en la competencia, asimismo tampoco está permitido atribuir los ingresos al pa­ís de consumo final. Es por ello que la situación, pone en relieve la citada tensión entre la necesidad de garantizar la imposición en el país de destino y la de evitar un aumento considerable de las cargas administrativas para los empresarios de países terceros.

Por ello es necesario que el adquiriente tenga un justificante para presentar en la Hacienda pública de su país, que muestre que la transacción es válida y totalmente lícita realizada en el marco de la ley.

 

Breve resumen del IVA intercomunitario y extracomunitario:

En el IVA Intercomunitario no es necesario incurrir en el coste de aduanas sin embargo el IVA en este tipo de transacciones va repercutido inicialmente.

Las transacciones extracomunitarias de servicios se gravan por el IVA español a excepción de por ejemplo libros digitales vendidos en otro país se aplica el IVA de ese país.

La compra de un bien al extranjero sea miembro de UE o no, se liquidan en nuestro país.

 

Como has podido observar el tema del IVA internacional puede ser difícil de gestionar, por eso  si tu empresa opera en el extranjero estaremos encantados de ayudarte y asesorarte de la mejor forma.