5 de March del 2018

8 Técnicas de motivación laboras para tu negocio

 

8 técnicas de motivación laboral para tu negocio

 

Tener un equipo de personas motivadas sin contar con el aspecto salarial o la flexibilidad laboral para la conciliación de la vida familiar y laboral es una meta casi imposible actualmente. Pero no son los únicos aspectos que la organización debe tener en cuenta para mantener una buena motivación laboral en la plantilla. También influyen otros aspectos como el salario emocional a través del cual, los empleados se sienten motivados y escuchados, lo que se traduce en un mayor rendimiento.

 

Uno de los principales problemas para motivar a un equipo de trabajadores es la desmoralización, cada vez más y a causa en gran medida de la reciente crisis económica sufrida gran parte de los empleados se encuentran desmotivados, sin ganas de trabajar incluso con miedo por perder el puesto, algo tremendamente negativo para la motivación de estos.

Por ello, en este post queremos dar algunas ideas y técnicas para motivar a tu plantilla y mejorar su eficiencia productiva y el ambiente de trabajo.

¿Cómo motivar a tu plantilla?

Los consejos más habituales para cualquier negocio para mejorar y potenciar la motivación laboral son los siguientes:

  • Conocer a tus trabajadores es importante para saber cuáles son sus inquietudes, y como conducirlos hacia un trabajo eficiente y unos objetivos exitosos.
  • Obviamente antes de ello, tendrás que procurar no comparar entre trabajadores, eso puede crear una situación de tensión entre los comparados y crear un ambiente hostil para trabajar.
  • El sentido del humor es otro factor a destacar, no es necesario realizar un maratón de chistes, pero si alguna risa ocasional, algo que no haga que el ambiente sea similar al de una biblioteca, pero tampoco un sala de fiestas, el objetivo el termino intermedio a esto.
  • Seguridad primordial, uno de los factores que desmotiva a los trabajadores es la falta de seguridad. Esto quiere decir que si un empleado siente que va a ser despedido de la empresa, se sentirá  mucho más reacio a realizar correctamente su trabajo. Pasa lo mismo si le empresa está pasando por un mal momento económico y tiene que reducir los salarios de los trabajadores. Al pensar en que  su salario corre peligro los trabajadores pueden sentirse desmotivados.
  • Según la pirámide de Maslow, cuya cúspide es la autorrealización, encontramos el reconocimiento. Este aporta al trabajador una dosis de positividad para realizar su trabajo mejor. Algunos de los reconocimientos más conocidos son, ascensos, subidas de sueldo o premios.
  • El fomento de las actividades en grupo  en las que los trabajadores tengan que unirse en equipos y grupos para crear un mejor ambiente laboral y conseguir algún tipo de objetivo común que los una será algo que a la larga ofrezca un gran beneficio para la empresa.

8 Técnicas de motivación laboral efectivas para tu negocio

Algunas técnicas de motivación laboral efectivas que puedes emplear en tu negocio pueden ser las siguientes:

1. Adecuar el espacio de trabajo a las necesidades de los trabajadores

Una vez realizamos la contratación de un nuevo empleado, es necesario saber, no solo si tiene experiencia en el puesto, sino también, si a la hora de realizar esa labor estará más cómodo. El estrés, agobio y las horas en un puesto de trabajo pueden disminuir a la larga las capacidades del empleado, es por ello que será positivo que el entorno de trabajo sea tranquilo, los espacios lo suficientemente espaciosos y con aquello que pueda necesitar y en definitiva, todo aquello que pueda hacer su trabajo y estancia en el centro de trabajo más cómoda.

2. Capacitación de los empleados

Siempre se debe tener en cuenta la siguiente premisa: Si un trabajador está poco capacitado para el puesto que desarrolla, por norma general será un trabajador desmotivado. Al igual ocurre, con un trabajador en un puesto con baja capacitación y cuyas capacidades son superiores al mismo, ya que se aburrirá en el mismo y acabará frustrándose si no asciende y cambian sus funciones, tareas y responsabilidades en la organización.

Es por ello, que se debe ajustar la capacitación de los empleados al puesto de trabajo que desarrollan y siempre ofrecer las alternativas formativas pertinentes y necesarias a los trabajadores para que siempre estén formados en los últimos avances y cuestiones en las que tenga que tener un control o realizar una tarea.

3. Integración y acogida de nuevos empleados

Todos los empleados tienen que sentirse cómodos y parte de la empresa, del equipo, esto es aún más importante para los recién llegados. Es fundamental la integración en el entorno laboral para que los recién llegados sientan que están en un entorno en el que fluye el buen ambiente, y este se contagie del buen clima imperante haciendo que trabajen más motivados. Sabiendo que todos son fundamentales para la empresa los empleados también suelen ofrecer una mayor implicación y responsabilidad con su trabajo y la empresa.

4. Definir metas y objetivos

Es fundamental para una empresa saber qué rumbo va a tomar en cuanto a sus metas y objetivos. Cada trabajador tiene que conocer si hay objetivos individuales, que se puedan alcanzar en un periodo determinado. Además de objetivos de equipo que suelen ser una variable al alza de periodos similares en años anteriores, conocer esto les anima a superarse  y colaborar más por el bien común de la empresa.

5. Valoración económica positiva por parte de los trabajadores

Aunque suene a tópico el tema económico, es generalmente uno de los que lo trabajadores entienden como motivación positiva. De hecho, se considera la compensación justa al trabajo bien realizado. Para ello, hay que evitar pensar que todos los trabajadores aportan por igual y compensarlos de manera individual (incentivos salariales por trabajo u objetivos).

Por regla general, este tipo de compensación hace que los trabajadores se esfuercen más por llegar al objetivo con el que obtendrán esa compensación y por tanto su rendimiento será mucho mejor.

La gran beneficiada a la larga con esta acción será la propia empresa.

6. Incentivos no salariales, pluses económicos y premios y reconocimientos

Como si se tratara de un juego infantil, una vez se establecen objetivos y estos se cumplen es necesario por parte de los trabajadores, conocer que cumplir un determinado objetivo tiene premio. En este caso, no tiene que ser necesariamente económico (aunque es el más valorado por los trabajadores, especialmente tras la crisis), también pueden ser viajes de incentivos (la empresa regala a un equipo un viaje, generalmente como cumplimiento de los objetivos establecidos; este tipo de viajes suelen ser todo incluido).

Otro tipo de compensaciones pueden ser un permiso por el trabajo bien hecho, de algunos días libres.

Hay diferentes maneras de motivar al empleado y cada trabajador, tiene necesidades distintas, en este caso. Es por ello, que el conocimiento de estos puede ayudar en gran medida a determinar aquello que la empresa puede hacer por él sin representar unos costes inasumibles para que este pueda dar todo su potencial para la marca y de este modo aumentar su eficiencia lo máximo posible y con ellos su margen de beneficios por unidad productiva.

7. Mejora las condiciones de trabajo

Algo que desmotiva a cualquier trabajador es llegar a su lugar de trabajo y no encontrar las herramientas necesarias para poder realizar sus tareas y funciones. Por ejemplo, imaginemos que un peluquero llega a su negocio sin los utensilios para poder realizar un peinado, lavado o corte de pelo. Pues esto ocurre en muchas empresas como las oficinas en las que falta papel, bolígrafos, software o programas específicos para desarrollar un trabajo son motivos que desmotivan al trabajador que requiere de los mismos para poder desarrollar su trabajo correcta y eficientemente y en otros muchos tipos de entornos laborales. Por ello, es imperativo que los trabajadores siempre cuenten con el material y utillaje necesario para poder desarrollar sus servicios de la mejor manera.

A parte de las herramientas directas existen otros aspectos que mejoran el lugar de trabajo, como por ejemplo cambios en el mobiliario o distribución de la oficina, que favorezcan aspectos como las comidas de los empleados. Por ejemplo, que los trabajadores coman en su lugar de trabajo calentando el tupper en el microondas puede ser mejorado incorporando algunos elementos como una pequeña cocina en centro productivo, una cafetería o vales y tickets para comidas en restaurantes de la zona.

 

8. Formación constante y desarrollo profesional

Todos los trabajadores tienen entre sus motivaciones profesionales, ascender en su entorno laboral, tanto por la profesionalidad como por aumento salarial. Los empleados se sienten motivados sabiendo que dentro de la empresa se imparten cursos de formación, ya que sienten que pueden mejorar sus conocimientos y por tanto mejorar su situación laboral. Generalmente aquellos trabajadores candidatos a un ascenso, tienen un rendimiento mejor y una motivación especial por conseguir tal objetivo.

9. Evaluación del rendimiento

En la mayoría de los casos, ni siquiera los propios trabajadores conocen si están realizando correctamente su trabajo. Hay ocasiones en las que el propio empleado piensa que es realmente productivo, y sin embargo la realidad no es así.

Ahora que ya conoces cuales son las claves para convertir un ambiente laboral hostil, en un lugar de trabajo agradable, cómodo y motivado. Solo tienes que ponerlo en práctica y verás como en un periodo  a medio-largo plazo, la motivación de tus empleados y su rendimiento son mejores llegando a cumplir de una forma más eficaz los objetivos establecidos por tu empresa.

¿Y tú que técnicas de motivación utilizas en tu negocio? Déjanos tu comentario.